Bienvenidos
a nuestra clase!

Te explicamos los 6 criterios para valorar la necesidad de refuerzo escolar

logo alternativo de profe.com
Profe.com Profe Digital SL
¿Cómo saber si mis hijos necesitan clases particulares?

Se acerca el inicio del próximo curso escolar y las familias más previsoras ya han encargado los libros de texto y previsto a qué actividades extraescolares deportivas o artísticas apuntarán a sus hijos. ¿Crees que no falta nada más?

Si nunca antes has considerado apuntar a tus hijos a clases de refuerzo escolar, el inicio de curso es el momento ideal para hacerlo. Como ya explicamos en otro artículo anterior, hay múltiples motivos para apuntar a tus hijos a clases particulares, pero en esta ocasión vamos a concentrarnos en ayudarte a identificar si es una necesidad para tus hijos.

Criterios para valorar la necesidad de refuerzo escolar

  • Resultados académicos previos

    Si el curso anterior suspendió una o más asignaturas, el siguiente curso tendrá una carencia de base en esas materias que le dificultará avanzar en la nueva materia. Además con el parón de los meses de verano, le costará más recuperar los conocimientos previos.

    Valora si sólo necesita un pequeño empujón para retomar las clases o va a necesitar sin lugar a duda apoyo escolar durante todo el año para contratar el servicio que necesitas.

  • Recomendación de su tutor/a

    Además de las notas de las asignaturas, el tutor/a del curso pasado habrá realizado indicaciones sobre el progreso y dificultades de tu hijo/a. Lee sus observaciones con detenimiento para saber si hay alguna asignatura concreta donde tiene dificultades, o alguna competencia general como por ejemplo la comprensión lectora, que afecta a su rendimiento general. Si no dispones de esta información, agenda una entrevista con su tutor/a para tener información y saber su opinión respecto a la necesidad de clases de apoyo extraescolar.

  • La edad de tus hijos

    La necesidad suele empezar a partir de los 10 años y llegar hasta los 18, cubriendo así los ciclos desde Primaria hasta Bachillerato. En edades más tempranas, si existen dificultades en el aprendizaje diagnosticadas por profesionales como la dislexia o el déficit de atención, las clases particulares pueden ser también un recurso eficiente.

  • Tiempo parental disponible

    Las madres y padres no siempre podemos dedicarles a nuestros hijos el tiempo que necesitan cuando tienen dudas al realizar sus deberes o necesitan ayuda para preparar sus exámenes. Con frecuencia interrumpimos el tiempo que les dedicamos para preparar la cena, tender una lavadora o atender una llamada.

    Tener un profesor/a particular evita esta dependencia para tus hijos, mejora su calidad de estudio y, por qué no decirlo, nos deja más margen de maniobra a los padres para realizar otras tareas.

  • Calidad del apoyo disponible

    A medida que tus hijos pasan de curso, las asignaturas se complican y las madres y padres no siempre disponemos de los conocimientos suficientes para ayudarles a resolver sus dudas con sus ejercicios o trabajos. En otras ocasiones, sí que recordamos la materia pero la explicamos de forma totalmente diferente a cómo le han enseñado en clase, provocando así una confusión todavía mayor en nuestros hijos.

    Si contratas un profesor particular, se ocupará de revisar el material con el que trabaja tu hijo/a para conocer la metodología que aplican en su centro educativo y poder así ayudarle a resolver los ejercicios de la manera en que se lo solicitan sus profesores.

  • Motivación

    La actitud es una parte fundamental para afrontar un nuevo curso con ganas de aprender y mejorar las notas. Si tu hijo/a está desmotivado por empezar el curso o ves que a medida que avance el trimestre se le va atravesando una asignatura (se queja repetidamente, tiene malas valoraciones de su profesor, etc.), darle el apoyo de un profesor particular puede ayudarte a que recupere su motivación.

    Para un profesor particular que se ocupa exclusivamente de atender a tu hijo/a es mucho más fácil gestionar su motivación que para un profesor en clase con 30 alumnos. A veces, ¡menos es más!

Llegados a este punto, ya tienes suficiente información para valorar si tus hijos/as necesitan o podrían necesitar en el futuro clases de refuerzo escolar, ¡esperamos que este artículo te sea de utilidad!

Si consideras la opción de apuntarles a clases particulares bajo un modelo online de calidad que te ofrezca flexibilidad, agilidad y resultados reales, regístrate en Profe.com sin ningún compromiso y realiza 2 clases de prueba gratuita, ¡te encantará!