Bienvenidos
a nuestra clase!

Te resolvemos tus dudas sobre a qué edad deberían empezar y qué tipo de apoyo deberían ofrecerles a tus hijos

logo alternativo de profe.com
Profe.com Profe Digital SL
Objetivos de las clases particulares según la edad de tus hijos

Son muchas las familias que se plantean la contratación de un profesor particular para ayudar a sus hijos e hijas a mejorar sus resultados académicos, pero tienen dudas sobre a qué edad deberían empezar y qué tipo de apoyo deberían ofrecerles.

Teniendo presente la máxima de que cada estudiante es un caso particular, en este artículo vamos a intentar dar respuesta a éstas dos preguntas basándonos en nuestra dilatada experiencia.

¿A qué edad debería empezar las clases particulares mi hijo/a?

La contratación de un profesor/a particular responde a diferentes razones pero la edad mínima en la que podemos valorar iniciar las clases es a partir del primer curso de Primaria, es decir, a partir de los 6 años, y este ciclo puede tener continuidad durante toda tu etapa educativa con variación de objetivos y ritmos.

Clases particulares en Primaria (de 6 a 12 años)

En esta fase de la educación formal de los niños y niñas el objetivo principal es la motivación por aprender y la asimilación de los contenidos que van trabajando durante el curso, en especial en ciclo inicial de Primaria (6-8 años) y el ciclo medio (8-10 años).

En estas etapas recomendamos las clases particulares como complemento para ayudar con los deberes del día a día y con la comprensión de materias que le resulten complejas de entender acordes a su edad. Si bien en los primeros cursos los deberes principales están relacionados con la lectura, escritura y matemáticas básicas, una buena comprensión de estos conocimientos a medida que se proponen en la escuela facilitará su aprendizaje a medida que la dificultad aumenta.

En el ciclo superior de Primaria (10-12 años) la variedad de las asignaturas es mayor y la dificultad crece en cuanto a preparar trabajos y exámenes. En estos dos últimos cursos de Primaria la necesidad de adquirir unos hábitos de estudio sólidos y de autonomía es vital para asegurar una buena transición a la ESO, en que el nivel de exigencia es muy superior.

En el momento de valorar realizar clases particulares en Primaria nuestra recomendación es un refuerzo general y no de una materia en concreta, en función del progreso personal de cada estudiante el tiempo en cada asignatura se equilibrará de forma natural según sus necesidades. Por otra parte, aconsejamos escoger un sistema flexible de horas con un punto de partida de 2 horas semanales (repartidas en varias sesiones) para los más pequeños y que puede incrementarse hasta las 3 horas semanales para los estudiantes de últimos cursos de Primaria que preparan sus exámenes o tienen alguna dificultad en sus estudios.

Disponer del recurso de un profesor particular, en especial si es un servicio online, ayudará también en la conciliación familiar, dejando autonomía tanto a padres como hijos/as durante el tiempo en que realiza sus clases de repaso.

Clases particulares en ESO (de 12 a 16 años)

En los cursos que abarca la Educación Secundaria Obligatoria los objetivos de aprendizaje empiezan a ser más ambiciosos y se delega más autonomía y responsabilidad en los niños y niñas. Si bien es una etapa en que la variedad y dificultad de las materias aumenta (matemáticas, química, lengua castellana, inglés…), el componente de cambio de centro habitual (y así de profesorado y compañeros/as de aula) y la preadolescencia marcan esta etapa en gran medida.

Si bien la motivación por aprender sigue siendo relevante, las clases particulares pasan a tener unos objetivos específicos a alcanzar: aprobar asignaturas concretas, ayudar en la comprensión de conceptos o temario dado en clase que no se ha asimilado o, en muchas ocasiones, tener un espacio dedicado a resolver dudas de su día a día escolar que no se atreven a plantear en su clase ordinaria por motivos como timidez, dificultad para expresar sus dudas o falta de tiempo para presentar preguntas individuales en clases habitualmente con más de 25 estudiantes.

En esta etapa es altamente recomendable apoyarse en un profesor/a particular desde el inicio del curso, y no esperar a recibir las notas del final del trimestre con malos resultados para tomar la decisión. Además de dar apoyo en su aprendizaje, las clases particulares le proporcionarán hábitos de estudio tan necesarios para un buen progreso de sus resultados.

En estas edades la opción de un profesor particular disponible en formato online es ideal por la facilidad que tienen ya en utilizar las herramientas digitales, la autonomía que les proporciona para preparar sus clases y la gran ventaja de flexibilidad de organización para coordinar con sus otras actividades extraescolares (entrenos deportivos, eventos sociales, etc.). Dedicar 3 horas semanales al refuerzo escolar sería un tiempo razonable, aunque el punto de partida y objetivo de cada estudiante será determinante para una buena evaluación del tiempo necesario.

Por último, pero no por ello menos relevante, delegar en un profesional cualificado el apoyo escolar evitará varias discusiones con nuestros hijos/as al intentar ayudarles con sus estudios. Y esta ventaja se agradece mucho, si tienes preadolescentes en casa ¡sabes de qué hablamos!

Clases particulares en Bachillerato (de 16 a 18 años)

Los dos cursos que forman la etapa de Bachillerato son en los que hay más esfuerzos de estudio dirigidos a conseguir buenas notas, por un objetivo claro que es superar las pruebas de acceso a la universidad, en concreto la prueba EBAU (Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad), y poder conseguir la nota necesaria para estudiar la carrera escogida por nuestros hijos/as.

Estos adolescentes tienen una meta clara que debemos convertir en su motivación clave para superarse en sus retos académicos. A diferencia de las etapas educativas anteriores, en muchas ocasiones son los mismos estudiantes los que piden a sus padres la ayuda extra para conseguir mejores notas o aprobar las asignaturas que más se les han resistido hasta ahora.

Un profesor/a particular les puede ayudar de forma personalizada en su día a día con las materias y, con especial importancia, a preparar sus exámenes y trabajos que puntúan en cada evaluación. La motivación y seguridad que pueden aportar las clases personales también es clave en esta etapa educativa, en la que la sensación de presión social y personal aumenta y la gestión emocional es clave.

El plan de estudio con su profe particular suele centrarse en aquellas materias que presentan mayor dificultad en lugar de abordar el día a día en clase. Concentrar sus esfuerzos en las asignaturas en que tiene mayores problemas, no sólo resolverá las notas en esa materia, sino que tendrá efectos colaterales positivos en el resto, ya que a medio plazo le ahorrará un tiempo de estudio mayor que podrá utilizar en el resto de asignaturas.

El feedback continuo con su profesor particular es muy importante a estas edades para ir resolviendo sus dudas de forma ágil y sólida, de forma que al aumentar la complejidad de la materia no suponga un obstáculo para seguir su aprendizaje. Se deben seguir las clases de refuerzo de forma constante y se aconsejan al menos 4 horas semanales de media.

En resumen, las clases personales de refuerzo escolar tienen ciertas particularidades en función de la edad de nuestros hijos e hijas que marcan los objetivos a conseguir y la manera de lograrlos. Si bien se recomienda utilizar el apoyo de un profesor particular a cualquier edad en que se detecten dificultades académicas, podemos recurrir a este servicio desde el inicio de Primaria como una ayuda extraescolar y en etapas más avanzadas con unos objetivos claros de acompañamiento en aprendizaje y resultados.

Si tienes dudas de cuál es la mejor forma de acompañar a tus hijos/as en sus estudios, puedes contactar con Profe.com y te asesoraremos sin compromiso, ofreciéndote un servicio de calidad y flexible que nos permite acompañaros en este interesante aspecto del aprendizaje.