Blog
Un espacio creado por Profe.com para inspirar a padres e hijos, compartir experiencias y descubrir novedades educativas y de aprendizaje
Buscar:
Profe.com Profe Digital SL

Cómo dejar de procrastinar a la hora de estudiar

Cómo dejar de procrastinar a la hora de estudiar

¿En qué consiste la procrastinación? 🤔

Se podría decir que es la constante costumbre de posponer o retrasar las tareas que debes hacer. La procrastinación hace referencia a ese malestar que sientes cuando no paras de dejar las cosas para mañana o para luego (un luego bastante incierto, que no sabes cuando llegará), cuando las deberías hacer hoy, pero aun así, lo sigues haciendo. Esto se suele convertir en un ciclo que genera más culpa y ansiedad.

Lo curioso de la procrastinación no es que dejas de hacer tus quehaceres por no hacer nada o “hacer el vago”. El tema es que adoptamos excusas en forma de otras tareas que no son tan importantes en ese momento. Es decir, en vez de relajarnos o, por el contrario, mantenernos ocupados con esa tarea principal, nuestro cerebro busca la manera de no hacerlo, de seguir posponiéndolo.

Bien, ¿visto así, aún se entiende menos, no? Si sabemos lo que hacemos y por qué lo hacemos o lo dejamos de hacer y las consecuencias negativas que trae, ¿por qué es tan fácil caer en el hábito de procrastinar? 😩

¿Por qué tendemos a procrastinar?

Lo hacemos casi inconscientemente, para seguir posponiendo esa actividad principal que genera cierto malestar. Un malestar que te acabas generando más tú mismo que lo que supone dicha tarea. Las actividades que solemos posponer son incómodas, aburridas, difíciles o nos provocan cierto sentimiento negativo. Pero es cuando caemos en la trampa de la procrastinación alrededor de estas actividades cuando el malestar se intensifica.

El miedo al fracaso y el intenso perfeccionismo también juegan un papel crucial a la hora de no poder dejar de procrastinar. Son expectativas que generas en tu cabeza, te bloquean y te impiden avanzar, por miedo a no cumplir con lo que te has establecido previamente. Pero es solo eso, miedo. Y la mejor manera de superar el miedo es enfrentarlo. En este caso, sería ponerse de lleno con la tarea por mucho que no te sientas seguro de que puedas conseguir cumplir las expectativas. No importa tanto el resultado, sino el proceso.

En el momento en el que decides dejarlo para luego, crees de verdad que en ese “futuro” que te has planteado hacer la tarea será el mejor momento. Pero acuérdate, esto es como un círculo vicioso. Cuanto más procrastinas, más lo haces, ese “ya lo haré luego” lo sigues posponiendo. Es como una vocecilla, el pequeño demonio que todos tenemos en nuestro interior 😈 que solo tiene como propósito generar más estrés, más ansiedad y al final, el plazo de entrega o la fecha de examen se acerca más y más… la urgencia sigue creciendo, aún tienes más presión encima… ¿Te va sonando?

También hay diferentes maneras de procrastinar, o personas que tienden más a procrastinar en unos aspectos de su vida que otros. En el ámbito escolar, muchos estudiantes pueden tener esta sensación de posponer constantemente.

Si tienes que estudiar para un examen, lo acabas dejando para el día de antes. Si tienes deberes o un trabajo que hacer, en vez de ponerte con esa parte que te genera más dificultades, quizás te pones a organizarte la agenda, o a hacer unas pequeñas tareas que no tenían tanta importancia en ese momento. O incluso de repente te vuelves la persona más ordenada del mundo y te entra la necesidad imperiosa de ordenar tu habitación de arriba a abajo. Lo que sea para seguir posponiendo la tarea en cuestión. Así funciona… 😅

Si bien es algo que a todos nos pasa en mayor o menor medida, también es verdad que es mejor intentar frenarlo y empezar a acostumbrarte a eliminar este mal hábito. Básicamente, porque se puede convertir en un problema que de verdad perjudique tu vida.

A la hora de ponerse a estudiar para un examen, la procrastinación está a la orden del día. Y esto influye directamente en el rendimiento académico. Así que empieza a frenar esto. Te damos los trucos para dejar de procrastinar al estudiar.

Las claves para dejar de procrastinar 🤓

  1. Planificación y organización

    Como te puedes imaginar, la planificación de los horarios y tareas juegan un papel fundamental para dejar de procrastinar. Hay varios puntos a tener en cuenta que pueden favorecer mucho tu productividad.

    Plantéate tanto los objetivos a largo plazo como las metas más específicas. Tener una visión global de lo que estás persiguiendo te ayudará a mantenerte enfocado. Además, tenerlo por escrito te ayudará a que lo tengas presente y te responsabilices de lo que haces o dejas de hacer. Que tu cabeza se olvide de las recompensas a corto/inmediato plazo, y se centre más en las que de verdad aportan valor a tu vida.

    Cada día al levantarse escribe tus tareas principales, tus metas diarias. Verás la satisfacción de ir cumpliendo y tachando. ✅ Si, por el contrario, vas viviendo el día a día, las posibilidades de procrastinar aumentan el triple.

    Planifica con detalle. Incluso los descansos puedes plantearlos con antelación. Se trata de crearte una rutina y un hábito de estudios. Piensa que si te planificas con antelación, puedes ver que es lo que te puede costar más, puedes ver cómo dividirlo en tareas más pequeñas, y repartirlos mejor a lo largo de la semana. Retendrás mejor y estarás menos agobiado, eso seguro.

  2. Concentración y premios finales

    Si una tarea te parece aburrida y monótona y por eso mismo no puedes evitar posponer sin parar, puedes probar a ponerte los auriculares y tu música favorita. ♫ Descubre cuál es la mejor música que funciona para tu estudio y mantente activo, con ritmo.

    También es importante evitar las distracciones desde el principio. Para eso es crucial conocerte. Saber cuáles son tus debilidades. Así que fuera de la vista cualquier elemento que te pueda distraer. Evita tentaciones. Date un pequeño capricho pero solo con la condición de haber acabado esa tarea del momento.

    Ten en cuenta que tener un espacio únicamente para el estudio, también te puede ayudar. Te acabas acostumbrando y asociando ese lugar de tranquilidad al momento de estudiar. Esto hace que te centres de manera inconsciente.

  3. Aprovecha los recursos digitales

    Si investigas un poco, te darás cuenta de que hay una tendencia al alza de aplicaciones móviles que te ayudan precisamente a esto, a focalizarse y no procrastinar, entre otras cosas. Las mejores apps para estudiar, junto a otro tipo de materiales, más didácticos o incluso auditivos, como los podcasts, quizás te ayudan a frenar ese impulso de seguir posponiendo el estudio.

    Si ves que no haces la tarea en cuestión, investiga otras formas más dinámicas que te mantengan concentrado y motivado. Por ejemplo, estás estudiando un examen de historia, tienes que aprenderte muchas fechas y muchos acontecimientos y esto te da tanta pereza, que no paras de posponer. ¡Aprovecha la magia de internet! 💻 Para estimular tu mente. Ejercicios prácticos en los que tengas que adivinar fechas, o de qué acontecimiento histórico hablan. Recursos interactivos hay muchos, y de todas las temáticas que quieras. Si te pones a estudiar un poco y vas haciendo ejercicios de este tipo. Al ponerlo en práctica y retarte a ti mismo, mejoras la retención del temario y con ello la motivación por seguir estudiando.

  4. Apóyate en alguien

    Hacer aquello que no quieres hacer, pero en compañía, siempre es mejor. 🤗 ¿A qué nos referimos con esto? Pues hay varias opciones:

    Un compañero de estudio. Si puede ser, que tenga que hacer lo mismo que tú o parecido. Apoyarte en alguien al final es algo que puede ser de mucha utilidad. Igual que para ir al gimnasio, a mucha gente le funciona ir acompañado, para darse mutuo refuerzo, en los estudios puede pasar lo mismo.

    También puedes contar con una guía más experta, como soporte. Es decir, si la inseguridad te está impidiendo avanzar y estás procrastinando de más, quizás es hora de plantearte hacer uso de algún apoyo que te pueda facilitar herramientas para coger el ritmo de estudio. Un profesor particular, por ejemplo, siempre será buena opción para echarte una mano con tu productividad académica.

Y ahora, después de permitirte esta última distracción, ya sabes, ¡No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy! 🙏

También te puede interesar…

Disfruta ahora de tu clase particular gratis con nuestros profes.

Reservar ahora
¿Quieres probar nuestras clases particulares online?
Regístrate y reserva tu primera clase gratuita
Blog
Por favor, escribe tu nombre completo
Por favor, escribe tu dirección de correo electrónico
Por favor, escribe tu número de móvil (sin espacios)
 Acepto las políticas de privacidad y las condiciones de servicio.
Para seguir debes aceptar las políticas de privacidad y las condiciones de servicio.