Blog
Un espacio creado por Profe.com para inspirar a padres e hijos, compartir experiencias y descubrir novedades educativas y de aprendizaje
Buscar:
Profe.com Profe Digital SL

¿Cómo potenciar el rendimiento escolar de nuestros hijos?

¿Cómo potenciar el rendimiento escolar de nuestros hijos?

Las familias son una parte fundamental para el correcto desarrollo de toda la etapa escolar de los estudiantes. Una disciplina positiva en casa será lo que garantice un mayor rendimiento en clase.

Desde Profe, hemos querido indagar más sobre este tema y dar así las claves de cómo dar un apoyo significativo a los hijos. ¡Juntos conseguiremos que el rendimiento durante este curso escolar sea excelente!

¿Qué influencia tienen los padres sobre el curso escolar?

Acompañar en positivo al niño o adolescente para que aprenda a gestionar sus emociones es necesario para conseguir éxito académico. Los padres influyen directamente en tener un buen proceso de aprendizaje.

Aprender a tolerar el error y la frustración, tener una buena relación y entendimiento, entre otras cosas. Al fin y al cabo, la educación empieza en casa.

Para tener más información sobre esto, hemos hablado con una terapeuta especialista en el ámbito familiar. Ana Belén León, asesora educativa para madres y padres y psicopedagoga experta en infancia y familia.

Una de las cosas que hemos aprendido es que planificar y tener una primera visión global de las fechas del curso es clave. Estructurar y dividir los tiempos, tener en cuenta los descansos y el tiempo de ocio.

Algo que beneficiará muy positivamente el aprendizaje de tu hijo es sentarte junto a él a organizar. Ten en cuenta entregas, exámenes, los temas y asignaturas, repasos que puede llegar a necesitar y las extraescolares, que no falten.

Piensa que no es algo estático. Esta planificación puede ir cambiando a medida que avanza el curso escolar, según surjan más dificultades en un tema o se requiera más tiempo en otra asignatura. Al final, es darle la oportunidad de que vaya adquiriendo la habilidad de anticiparse y que se vea capaz de superar cualquier reto.

En Profe hemos preparado algunos materiales que te pueden servir para organizar y planificar junto a tu hijo un gran curso escolar.

Descarga aquí el calendario del curso escolar para rellenar con todo lo que necesitéis planificar.

Descarga aquí nuestro planificador de metas y objetivos según asignatura para el curso escolar.

No te pierdas el video completo de la entrevista con la psicopedagoga Ana Belén para más detalle e información sobre el tema.

Entrevista a Ana Belén León

1.¿Qué puede estar generando un bajo rendimiento escolar?

Cuando un niño o adolescente presenta bajo rendimiento durante varios cursos, tenemos que ver la situación a nivel global y de forma integral, porque aunque la dificultad se refleje en el plano académico, pueden estar influyendo otros factores del plano físico, socioemocional, familiar, y que no seamos conscientes. Hemos de valorar si nuestro hijo o hija tiene un buen hábito de sueño, alimentación o deporte, pues si un niño no tiene cubiertas sus horas de sueño, el rendimiento bajará, ya que el cerebro necesita ciertas horas de descanso para rendir bien, igual que el tipo de alimentación que tenga, así como si practica deporte o es sedentario. Además, es necesario que tenga adquirido desde el inicio de primaria un buen hábito de estudio, si dedica el tiempo suficiente al proceso de aprendizaje en casa, si está aplicando las técnicas de estudio adecuadas, no solo para cada asignatura sino para el estilo de aprendizaje que el niño o niña tenga.

Tenemos que ser conscientes como padres de que hay aspectos que aunque no parecen importantes, lo son, que nuestra hija o hijo tenga un espacio privado y que invite a la tranquilidad para estudiar, no vale estudiar en el salón con la tele encendida y con los hermanos pequeños jugando cerca. Es necesario establecer una rutina diaria que tenga en cuenta tanto tiempos de descanso y ocio con familia y amigos, como tiempos de repaso y aprendizaje. No sobrecargar a los niños con demasiadas actividades extraescolares, preguntar al niño o niña sobre sus gustos y tenerlos en cuenta a la hora de apuntarles. Tengo niños en consulta que no tienen tiempo de jugar cada día y eso es un factor de estrés, lo que reducirá su capacidad de concentración, su motivación y su rendimiento en general.

Otro de los factores que influyen en el tema del rendimiento es el tema socioemocional y familiar, los niños necesitan un ambiente de calma y seguridad en casa. Si hay conflictos entre sus padres, eso resta capacidad de concentración, pues el niño o la niña estará angustiada o preocupada por lo que ocurre en su familia y le costará centrar su atención en el ámbito académico. De la misma forma puede ocurrir, si el niño o la niña tiene algún conflicto en su centro escolar o sufre acoso por parte de compañeros de clase.

2. ¿Cómo pueden contribuir los padres en el aprendizaje del niño?

Necesitan por nuestra parte que les ayudemos a construir una autoestima sana, centrándonos más en generar una motivación intrínseca, dando más valor al esfuerzo que realizan a diario que al resultado de un examen y las notas de final de trimestre. Debemos enfocarnos en ver los errores o suspensos como oportunidades de aprendizaje y mejora, evitando criticarlos y compararlos con hermanos o compañeros, fomentando la escucha activa, la validación de sus emociones y acompañando el proceso de aprendizaje y desarrollo individual. Centrándonos en las necesidades de nuestra hija o hijo y no en nuestras expectativas como padres. Valorar más sus fortalezas personales que sus debilidades para lograr que sean conscientes de sus capacidades reales. Si estimamos que hay factores socioemocionales que a nuestro hijo o hija le están afectando, bien porque no sepa gestionar bien sus emociones, porque socialmente tenga dificultades para relacionarse o porque haya aspectos familiares que no sabemos como resolver, es importante buscar ayuda profesional para abordarlo.

Una clave imprescindible es que los padres no debemos hacer cosas del colegio o del instituto por ellos, debemos acompañarlos, pero no ocuparnos de lo que son sus tareas. Pensar que si hacer los deberes y estudiar en casa es un factor de ansiedad para nuestro hijo o uno de los motivos de conflictos en la familia, es mejor delegar y buscar un profesional que nos ayude con ello.

Por último, si vemos que nuestro hijo o hija se esfuerza y dedica tiempo a estudiar, pero por mucho que lo intenta, los resultados no se corresponden con el esfuerzo, pensar en la posibilidad de hacer una evaluación psicopedagógica, ya que en ocasiones hay factores que a simple vista no podemos ver y que pueden estar "frenando" el rendimiento académico. Con la evaluación no se trata de etiquetar al niño o a la niña, sino de descubrir qué capacidades, habilidades y competencias están menos desarrolladas o qué factores del neurodesarrollo pueden estar influyendo para que no sea capaz de alcanzar los resultados que se esperan de él o ella. La evaluación psicopedagógica permite tener un conocimiento más detallado del estilo cognitivo y del estilo de aprendizaje del niño y elaborar un programa de estimulación adaptado a sus necesidades individuales.

3. ¿Qué pueden hacer las familias al inicio del curso escolar para ayudar a sus hijos a tener un buen rendimiento?

Podemos planificar juntos qué tiempos se van a dedicar a cada cosa los primeros días del curso. A las familias que trabajan conmigo en consulta les propongo hacer un planificador del horario de tarde donde se incluyan las actividades extraescolares, los tiempos de descanso y ocio y los tiempos que se deben dedicar a repasar, hacer tareas y estudiar cada asignatura. Este planificador ayudará a nuestro hijo o hija a ser consciente de qué tiene que hacer en cada momento y a centrarse en ello, y a nosotros nos permitirá ser conscientes del tiempo del que nuestro hijo dispone en relación con las tareas que tiene que hacer. De manera que podamos valorar si está sobrecargado, si dispone de tiempo suficiente o si requerimos de ayuda externa profesional para mejorar.

Otra herramienta clave es ayudarles a aprender a usar la agenda escolar, ya que es el recurso que el niño va a tener para aprender a organizarse en función de las tareas que vaya teniendo en clase y ser cada vez más autónomo y responsable.

4. ¿Qué papel juega la planificación y la organización a la hora de conseguir mantener un buen rendimiento académico?

La planificación y organización es clave para el éxito escolar, pero no es algo que sea innato en los niños. Estas capacidades pertenecen al ámbito de funciones ejecutivas, dentro del neurodesarrollo se ubican en el córtex prefrontal, la parte del cerebro que más tarde madura, por lo que es imprescindible "entrenarlas" desde pequeños con tiempo y calma para que el rendimiento escolar sea adecuado. Lo podemos hacer desde el juego o con tareas simples en casa, los padres somos un factor clave en ello.

Aprender a planificarse de forma temprana, hará que el niño tenga más facilidad para organizar la información en su mente y relacionar conceptos, priorizar tareas, trabajar sin agobios ni angustia y, por tanto, podrá disfrutar de su proceso de aprendizaje, algo fundamental. Muchas veces no somos conscientes de que nuestros hijos pasan un montón de años estudiando, lo mínimo es que se sientan bien haciéndolo, porque la neurociencia dice que si no hay emoción positiva no hay aprendizaje real y significativo.

Me llegan a consulta muchos niños y adolescentes con un alto nivel de ansiedad. No solo por las notas o por sentirse menos valiosos, por no alcanzar el nivel que se les exige desde el cole y desde casa. También por su poca capacidad de anticiparse y de gestionar el tiempo adecuadamente. Son niños que todo se les hace un mundo, que cada tarea es un suplicio, que se les olvidan cosas importantes y además reciben castigos por ello. Sienten gran rechazo hacia todo lo relacionado con el colegio o el instituto, asistir a clase cada día es un castigo. Esto cambia radicalmente cuando empezamos a estimular estas funciones y les ayudamos a sentirse capaces de gestionar sus tareas y emociones de forma positiva.

5. ¿Cuáles consideras que son las técnicas más eficaces a la hora de contribuir positivamente al rendimiento de los hijos?

Desde mi punto de vista, creo que es imprescindible conocer el estilo de aprendizaje de cada niño y niña. Si mi hijo aprende mejor escuchando o su capacidad de retención es visual, es mejor buscar elementos audiovisuales, por ejemplo. Todo lo que sea interactivo o que ayude al niño a sentirse protagonista de su proceso de aprendizaje le motivará más a estudiar. Por ejemplo, proponer tareas de investigación o excursiones en familia relacionadas con el tema que estén estudiando en clase.

Es importante no hacernos responsables nosotros de sus tareas y obligaciones. Es fundamental para crear el hábito de estudio, dedicar un rato cada día a repasar cada asignatura. Al principio, en los primeros cursos de primaria, se trata de que dediquen 5 o 10 minutos a leer lo visto en clase por la mañana y nos lo expliquen con sus palabras. Y según avanzan en los cursos, vayan dedicando más tiempo a ello.

Emocionalmente hablando, es muy positivo ayudarles a ser conscientes de la satisfacción que se siente cuando llevamos al día el contenido de cada asignatura. Siempre con flexibilidad, porque si un día no estudiamos porque tenemos un evento o estamos cansados, saber que es posible y que no hay necesidad de presionar ni forzar nada.

Web: www.anabelenleon.com

Instagram: @anabelen_psicopedagoga

También te puede interesar…

Disfruta ahora de tu clase particular gratis con nuestros profes.

Reservar ahora
¿Quieres probar nuestras clases particulares online?
Regístrate y reserva tu primera clase gratuita
Blog
Por favor, escribe tu nombre completo
Por favor, escribe tu dirección de correo electrónico
Por favor, escribe tu número de móvil (sin espacios)
 Acepto las políticas de privacidad y las condiciones de servicio.
Para seguir debes aceptar las políticas de privacidad y las condiciones de servicio.